Prometeo, benefactor de la humanidad

18 jun. 2011

En el barro esculpí a la Humanidad 
dándole al primer hombre su existencia, 
y logré asegurar su preeminencia 
en un mundo de fiera hostilidad.

Rompí las reglas por necesidad 
(todo es común en caso de emergencia), 
y acepté, aún siendo injusta, la sentencia 
que hirió mi cuerpo, no mi dignidad.

Prendí mi antorcha en el sagrado fuego 
del sol, y se lo traje a los mortales 
pagando mi bondad con mi agonía.

Quizá quebré las leyes, no lo niego; 
pero fue por seguir los ideales 
del corazón, no de la letra fría.

Prometeo (1)
de Francisco Alvarez Hidalgo


En la mitología griega, Prometeo era un osado titán que no tenía miedo alguno a los dioses. Se consideraba benefactor de la humanidad. Zeus, encolerizado, quitó el fuego a los hombres para castigarlo indirectamente; pero, Prometeo entró sigilosamente en el Olimpo, robó el fuego y se lo devolvió a los mortales.

Zeus llamó a Hefesto y le ordenó crear una mujer de arcilla. Le dio vida y la envió ante Epimeteo, hermano de Prometeo. Esta mujer, llamada Pandora, llevaba una caja llena de terribles males que jamás debía de ser abierta. Prometeo intentó en vano que su hermano se alejara; pero, Epimeteo se había enamorado perdidamente y quiso desposarla. Pandora abrió la caja prohibida y los males se extendieron por el mundo. De esa manera, Zeus se vengó de los hombres.

Luego, Zeus mandó a capturar a Prometeo. Fue encadenado por Hefesto a un alta montaña donde, cada día, un águila hambrienta le devoraba el hígado. Como era inmortal, el órgano le crecía de nuevo, con lo cual el sufrimiento era inimaginable y eterno.

Fortuitamente, Heracles, que pasaba por allí, lo liberó derribando al águila con una poderosa flecha. Zeus, orgulloso por la hazaña de su hijo (Heracles) perdonó a Prometeo; pero, le obligó a llevar, toda la eternidad, un anillo con el trozo de la roca a la que tan terriblemente estuvo encadenado (2).

NOTAS
(1) http://poesiadelmomento.com/luminarias/mitos/54.html
(2) http://sobreleyendas.com/2007/11/27/el-mito-de-prometeo/
* Ilustración: Solange Esquivel Gallegos